Achetringele di Laupen

31.12.2019

Fuerte, más fuerte, Achetringele. Con mucho ruido y máscaras temibles, los espíritus malignos son expulsados de la pequeña ciudad de Laupen puntualmente antes de Año Nuevo.

En la víspera de Año Nuevo, una procesión de figuras salvajes deambula por las calles de Laupen. Como es costumbre, los jóvenes «Bäsemanne», equipados con escobas de enebro de tallo largo, caminan por delante. Los «Glöggeler», vestidos de blanco, sacuden campanas y cencerros y los «Blaateremannli» llevan vejigas de cerdo llenas de aire. En la Läubliplatz y en la Bärenplatz, el líder recita unos versos con motivo de Nochevieja y expresa sus mejores deseos para el Año Nuevo. El ruidoso espectáculo es difícil de describir y es mejor vivirlo de cerca.

El «Achetringele» – que significa «hacer sonar campanas» – tiene su origen probablemente en las celebraciones del solsticio de invierno germánico. La costumbre servía antiguamente para expulsar a los espíritus malignos; hoy es una celebración popular y divertida. La contradicción entre el ordenado desfile de hoy y la persecución salvaje del pasado se debe a la evolución de la costumbre a lo largo del tiempo.

Si desea ver este desfile tradicional, haga una excursión a Laupen el 31 de diciembre. La procesión empieza a las 20:00 h.

Simile