Nadar en el río Aar

Un baño en las frías aguas del río Aar o una visita a la piscina son obligatorios para los berneses en verano. E incluso en invierno es posible darse un chapuzón en las piscinas cubiertas de la capital.