Zytglogge (Torre del Reloj)

Las características calles, callejuelas y edificaciones de Berna cuentan interesantes historias y, en el centro, en la parte baja del casco histórico, se alza uno de los símbolos más famosos de la ciudad: la Torre del Reloj (Zytglogge). Esta torre, que en otra época fue una puerta de la ciudad, atrae a espectadores curiosos de todo el mundo.

Cada hora en punto, se reúne un gran número de personas delante de la Torre del Reloj (Zytglogge) y observan con atención el espectáculo único que tiene lugar en ese momento en el casco histórico bernés. El juego de figuras con el desfile de osos, el bufón, el gallo dorado y Chronos, el dios del tiempo, llama la atención de grandes y pequeños que vienen de todas partes.

Por el contrario, en el interior de la torre, parece que se haya detenido el tiempo: la mecánica medieval, las paredes gruesas de piedra y la madera rústica maciza transportan a los visitantes al pasado.

Quien se atreva a subir los 130 escalones del interior del edificio, será recompensado con unas vistas espectaculares al Patrimonio mundial de la UNESCO, con sus tejados, terrazas y callejuelas. Con buen tiempo, incluso se pueden ver las cumbres del Oberland bernés.

  • Información
    Realización todo el año*
    Duración 60 minutos
    Comienzo 14:30 h
    Desde Noviembre 14:15 h
    Precio individual Adultos: 20.00 CHF
    Niños (6-16 años): 10.00 CHF
    Jubilados (AHV)/estudiantes: 18.00 CHF
    Precios para grupos 250.00 CHF por grupo
    Idiomas DE / FR / EN**
    Punto de encuentro Torre del Reloj (Zytglogge), por el lado de Kramgasse
    Observaciones Máx. 20 personas por grupo (en visitas privadas y públicas)***

    *Realización: Del 1 de abril al 31 de octubre, diariamente; del 1 de noviembre al 31 de marzo, los sábados; del 26 al 31 de diciembre, diariamente. Se pueden reservar visitas guiadas privadas para grupos o personas individuales en cualquier momento (máx. 20 personas por guía). Venta e información en el +41 31 328 12 12 o en citytours@bern.com.

    **Las visitas privadas se pueden concertar en más idiomas (DE/EN/FR/IT/ES/RU/KR/CN/JP).

    ***Se recomienda reservar con antelación debido al número limitado de participantes y a la oferta lingüística: se puede reservar en el +41 31 328 12 12, a través de citytours@bern.com o en línea.

Cárceles, incendios y relojes astronómicos

El reloj calendario astronómico del año 1530
  • Fact

    Desde una torre defensiva hasta una cárcel, pasando por torre de observación y, finalmente, una torre del reloj: a lo largo del tiempo, este símbolo ha tenido diferentes cometidos en la ciudad de Berna, pero siempre ha cumplido una función importante.

Como Berna estaba en constante crecimiento y los límites de la ciudad se ampliaban cada vez más, la ubicación de la antigua torre defensiva cada vez quedaba más céntrica. Tras un desastroso incendio en el año 1405, el edificio tuvo una nueva tarea después de la reconstrucción: una torre del reloj que, a partir de ese momento, anunciaría las horas a los berneses. Como reloj central, tenía una ubicación ideal y, a partir de entonces, orientaba a los vecinos con sus campanadas.

La torre era el edificio fundamental de la ciudad federal, también con otros fines: por ejemplo, desde allí se medían las horas de camino registradas en las piedras horarias de las rutas cantonales. Las unidades de longitud que antaño eran vara y braza (hoy en día, metro y metro doble), para facilitar los controles públicos, se muestran en la bóveda de la puerta.

La torre también goza de una popularidad especial gracias al Astrolabium (un reloj calendario astronómico) y el mecanismo musical del año 1530.

Poco antes del cambio de hora, el gallo anuncia un maravilloso juego de figuras: los osos bailan en las horas en punto, un bufón repica la campana demasiado pronto (intencionadamente, porque así es su naturaleza), las campanadas del cuarto de hora resuenan desde la torre y Chronos, el dios del tiempo, gira su reloj de arena. Finalmente, la figura dorada del gallo de Thann golpea la campana de las horas que, por supuesto, está sincronizada con el cetro oscilante de Chronos.

Las agujas del reloj astronómico se arrastran un poco más lento, pero con la misma precisión: las poleas del reloj calendario astronómico sobresalen de manera artística abriéndose paso por la puerta de la Torre del Reloj (Zytglogge). Las esferas, unas fijas y otras giratorias, forman una imagen exacta de los astros, con la Tierra en el centro. El Sol, la Luna y las estrellas giran alrededor de nuestros planetas en sus trayectorias, como si se vieran desde la Tierra.

La compleja representación del hemisferio norte muestra los actuales signos del zodiaco, las fases de la luna, el momento de la salida y la puesta del sol, y la fecha. Por encima del Astrolabium, los frescos de los cinco dioses planetarios de la mitología romana adornan la torre.

Descubra también