Terraza de la catedral

Con su césped y sus castaños que dan sombra, la terraza de la catedral invita a hacer un pícnic, a jugar y a desconectar. Las impresionantes vistas al río Aar, a los Alpes y al distrito de Matte convierten al antiguo cementerio en un lugar de encuentro muy popular.

La histórica terraza de la catedral, llamada cariñosamente por los berneses «Pläfe», es un punto de reunión para jóvenes y mayores. Las familias con niños hacen pícnic, los mayores juegan a la petanca, los adolescentes ríen alrededor de las mesas de ping-pong, y las parejas disfrutan de las maravillosas vistas al río Aar con su color azul verdoso y a las altas cumbres de los Alpes. Gracias a los castaños y a los numerosos bancos, también es un lugar agradable en pleno verano.

Por cierto, para llegar al histórico distrito de Matte desde la fantástica terraza de la catedral, los berneses utilizan el «Senkeltram». El elevador cuesta 1.20 francos para los adultos y se coge directamente en la terraza hasta la Badgasse del distrito de Matte.

No está claro si Albert Einstein encontró la inspiración para su famosa fórmula E=mc² en la terraza de la catedral mientras se relajaba, pero que el prestigioso científico vivía justo en la esquina, en la Kramgasse, es un hecho. En la vivienda, que hoy en día está abierta al público, se exponen fotografías, anotaciones y copias de documentos. Quien quiera seguir las huellas del genio del siglo, encontrará aquí mucha información y datos interesantes.

Eventos alrededor de la catedral

Desde el mercado artesanal y el Festival Buskers de música en la calle hasta la celebración del año nuevo: locales, turistas y habitantes procedentes de otros países, encontrarán una amplia oferta de actividades culturales y tradicionales alrededor de la terraza de la catedral.

Descubra también