La catedral de Berna

Con el campanario más alto de Suiza, la catedral de Berna es uno de los símbolos más importantes de la ciudad federal. El fantástico panorama del casco histórico con vistas que alcanzan hasta los picos de las montañas del Oberland bernés, hacen que la subida de 312 escalones hasta el mirador merezca la pena.

La silueta del campanario de más de 100 metros de altura caracteriza al inconfundible perfil urbano de Berna: la construcción de arenisca de estilo gótico corona de manera majestuosa el paisaje de tejados de la parte baja del casco histórico. La obra maestra de la Edad Media es sinónimo de diversidad cultural y arquitectónica, y es testigo de la agitada historia de la ciudad de Berna.

La iglesia del gótico tardío más grande de Suiza

La catedral de Berna por la noche

En la Edad Media, la política y la Iglesia estaban muy unidas; los eventos religiosos marcaban las vidas de las personas. Por eso, muchas asambleas políticas de los habitantes con derecho a voto tenían lugar en una iglesia.

En el siglo XV, Berna era la ciudad-estado más grande al norte de los Alpes, cada vez tenía más influencia y se desarrolló hasta convertirse en un importante poder político. El deseo de un templo adecuado no tardó en ponerse de manifiesto. Por eso, no es de sorprender que se encargara a la ciudad la construcción de la catedral de Berna. La primera piedra de la iglesia se colocó en el año 1421.

El lugar ya contaba con antecedentes religiosos: hacía 200 años, había una pequeña capilla en ese mismo lugar que, con el paso del tiempo, se sustituyó por un templo más grande, la «Leutkirche». La catedral de Berna sería la tercera casa de oración en ese lugar. La antigua iglesia se mantuvo y la catedral se construyó a su alrededor en el sentido de las agujas del reloj.

  • Fact

    La catedral de Berna es la torre más alta de Suiza.

En la primera fase de construcción, Matthäus Ensinger, de Ulm, era el jefe de obra de este gran proyecto. Los trabajos de construcción duraron más de 150 años y, a lo largo de varias generaciones, pasaron por varios maestros de obra, escultores y canteros. La construcción de la iglesia fue compleja y exigente: el objetivo principal de la arquitectura del gótico tardío era crear un edificio de dimensiones establecidas y la máxima luz incidente. Los artesanos lograron este efecto de amplitud y grandes dimensiones con la unión de todo el espacio interior, el empleo de una técnica de construcción de esqueleto y ventanas con unas proporciones minuciosas.

En el siglo XVI, finalizó la tercera fase de la construcción de la catedral. En aquel entonces, solo sobresalía una torre de 50 metros de alto por encima de los tejados de la parte baja de la capital y le confería a la catedral un aspecto totalmente diferente. Los trabajos de obran tuvieron que detenerse debido al inestable subsuelo y a las limitaciones económicas. La característica torre actual se reconstruyó en estilo gótico y alcanzó su altura final.

En 1893 se terminó finalmente la iglesia del gótico tardío más grande de Suiza. A excepción de la parte superior de la torre, los constructores utilizaron principalmente piedra arenisca de Berna. Para la última parte, introdujeron, en parte, arenisca de Niedersachsen, que tiene buena resistencia al desgaste.

Arte en su máxima expresión

Portal mayor de la catedral de Berna

Artísticas vidrieras, una bóveda del coro cuidadosamente elaborada con dovelas con elementos figurativos, las increíblemente valiosas campanas (entre ellas, la campana más grande de Suiza) o el extraordinario trabajo de los canteros: en la catedral de Berna hay infinitas obras maestras, como esculturas, frescos y vidrieras.

Durante la visita, los más avispados descubrirán un detalle interesante: al subir a la torre, las esculturas de los ocho maestros de obra que participaron en la construcción de la torre sostienen la mirada en la primera galería. Algunos visitantes descifrarán, si se fijan con atención, la inscripción entrelazada de la balaustrada que dice «machs na» (que significa «Cópialo» en el dialecto bernés). No queda claro si el mensaje está dirigido a otro constructor o al pueblo bernés. Los que tengan una mirada aguda, reconocerán pequeños detalles del escudo de Berna en la bóveda del coro.

El portal mayor también es una atracción turística muy famosa de la catedral. Erhart Küng, escultor y maestro de obras de Westfalia, diseñó la obra arquitectónica de arenisca en la que están representadas un total de 294 figuras del Juicio Final. Esculturas de profetas, ángeles tocando la trompeta, Cristo como Dios juez, la Justicia (añadida tras la Reforma), mártires y figuras de condenados transmitían a los creyentes de forma conmovedora cómo se juzgaría a los vivos y a los muertos en el Juicio Final.

La Reforma en Berna

Durante la Reforma de Berna (separación del Cristianismo en católicos y reformados), los seguidores de Huldrych Zwingli fueron, en gran medida, la fuerza motriz. En el encuentro de 20 días se reunieron 450 delegados y el 7 de febrero de 1528 se decidió la Reforma de Berna. Este cambio de confesión tuvo grandes consecuencias: se suprimió la misa católica, las iglesias se convirtieron en almacenas y se disolvieron los conventos.

El gobierno bernés ordenó la eliminación de los altares, las estatuas, las imágenes y los frescos de todas las iglesias de la ciudad. También los órganos de nido de golondrina de la catedral de Berna (según Zwingli, «la gaita del demonio»), cuya música distraía a los feligreses del sermón, tuvieron que suprimirse en los trabajos de remodelación de la Reforma. Su ubicación anterior se reconoce todavía con las aperturas tapiadas.

Hoy en día, vuelven a resonar en la catedral siete órganos: junto con el imponente gran órgano de la catedral de 1729, hay un órgano de nido de golondrina en el coro, un órgano en la capilla que recibe el nombre de «Gerbernkapelle», dos llamados «Órganos de investigación» y otros dos móviles más.

Visita a la catedral de Berna

Durante la visita podrá disfrutar de la atmósfera única del interior de la catedral, escuchar el sonido del órgano, presenciar un culto reformista, contemplar la obra constructiva de la Edad Media o disfrutar de las vistas desde el mirador. La iglesia y la torre de la catedral de Berna están abiertas diariamente durante todo el año. Es necesario consultar los horarios de apertura.

  • Horario de la iglesia y la torre
    De lunes a viernes Iglesia Torre
    Invierno 21.10.19–3.4.20 12:00-16:00 12:00–15:30*
    Verano 6.4.20–16.10.20 10:00–17:00 10:00–16:30*
    Sábado Iglesia Torre
    Invierno 26.10.19–4.4.20 10:00–17:00 10:00–16:30*
    Verano 11.4.20–16.10.20 10:00–17:00 10:00–16:30*
    Domingo Iglesia Torre
    Invierno 27.10.19–5.4.20 11:30–16:00 11:30–15:30*
    Verano 12.4.20–17.10.20 11:30–17:00 11:30–16:30*

    *Último ascenso

de actualidad

15 planes gratis en Berna

Más informaciónes

Descubra también