Palacio federal y Bundesplatz (Plaza federal)

El Palacio federal de Berna es el punto central de la democracia suiza: el parlamento se reúne bajo su imponente cúpula, y las alas este y oeste albergan parte del gobierno suizo, así como la Administración Federal. La amplia Bundesplatz (Plaza federal) es un animado lugar de encuentro para grandes y pequeños.

Dos edificios destacan en el perfil urbano de la capital suiza: la torre gótica de la Catedral de Berna y la cúpula verde con elementos dorados del Palacio federal. Con los 300 metros de largo del monumental edificio del parlamento, el estado federal suizo, todavía en sus inicios, quería demostrar su confianza en sí mismo. En el medio, domina el representativo edificio del parlamento inaugurado en 1902, en el que se encuentran la sala del Consejo Nacional y del Consejo de los Estados, las oficinas de los grupos parlamentarios, un restaurante y una cafetería, así como numerosos espacios adyacentes. El ala oeste del Palacio federal, más bien de estilo sobrio, inaugurada en 1857, alberga dos departamentos (ministerios), la cancillería federal, una biblioteca y la sala de reuniones del Consejo Federal (gobierno). En el ala este hay dos departamentos más que se inauguraron en 1892.

Consecuencia de una guerra civil

Suiza se convirtió en estado federal en 1848. Gracias a su céntrica ubicación entre la parte francesa y la alemana, Berna fue elegida como capital. También fue muy convincente la promesa de la ciudad de ceder gratuitamente los terrenos para los edificios administrativos. A la fundación del estado federal le precedieron siglos de conflictos internos, ocupaciones extranjeras y guerras civiles. A partir de 1815, un acta federal regularizó la relación de los entonces 22 cantones. En la Dieta Federal, cuyos inicios se remontan al siglo XV, los delegados de estos cantones trataban los asuntos del estado. Los lugares de reuniones se alternaban entre Lucerna, Berna y Zúrich.

No obstante, el país se había separado por las desavenencias entre católicos-conservadores y liberales, en su mayor parte cantones protestantes. En 1844 y 1845, milicias de los cantones liberales intentaron derrocar al gobierno conservador de Lucerna. Como consecuencia, siete cantones católicos fundaron el Sonderbund. La mayoría liberal de la Dieta Federal decidió disolverlo, lo cual logró en una guerra civil en noviembre de 1847. En un tiempo récord, se redactó una constitución federal. Casi tres cuartos de los votantes la aceptaron en el verano de 1848 y así nació Suiza, tal y como la conocemos hoy en día.

El Palacio federal como símbolo nacional

El nuevo edificio del Parlamento debía ayudar a salvar la brecha entre las regiones lingüísticas, así como las diferencias entre ideologías políticas y religiosas. El Consejo Federal contrató al arquitecto Hans Wilhelm Auer, nacido en 1847 en Wädenswil (cantón de Zúrich). Del 1874 al 1883 supervisó la construcción del edificio del Parlamento de Viena y construyó el ala este del Palacio federal suizo. Para él, el edificio del parlamento era un símbolo de unidad nacional, y para ponerlo de manifiesto, se aseguró de utilizar 30 tipos de piedras de 13 cantones en la construcción y decoración del Palacio federal. Auer solo empleó empresas suizas y contrató a 38 escultores, pintores y artistas del vidrio.

Mitos de Suiza tallados en piedra

Ya en el vestíbulo, el Palacio federal rinde homenaje al mito de Suiza: una enorme escultura muestra a los antepasados en el Juramento de Rütli, tal y como Friedrich Schiller describe la escena de fundación de la confederación en su tragedia «Guillermo Tell». El centro de atención arquitectónico es la sala de la cúpula desde donde sube una solemne escalera a la primera planta, a la parte sur del edificio y la sala del Consejo Nacional. En las gradas, los visitantes y los diplomáticos pueden observar todo lo que acontece. Aquí también se celebran las reuniones de la Asamblea Federal. En esos casos, los miembros de la cámara toman asiento en la pared posterior. Un rasgo característico de la sala (como se puede reconocer en imágenes o reportajes de televisión) es el monumental mural «Die Wiege der Eidgenossenschaft» (La cuna de la confederación) del pintor ginebrino Charles Giron.

La sala del Consejo Nacional más pequeña se encuentra también en el primer piso, y da a la Bundesplatz (Plaza federal). La sala rectangular revestida de madera oscura recuerda a las salas del consejo de la Antigua Confederación, al igual que la mesa del Consejo en medio de la sala. Esta sala también está adornada con un famoso cuadro, el fresco «Die Landsgemeinde» (La asamblea cantonal) de Albert Welti y Wilhelm Balmer. Quien llegue hasta aquí en el recorrido por el Palacio federal, no debe perderse el luminoso Wandelhalle (Salón del cambio): las vistas al río Aar y a los Alpes berneses son impresionantes.

De aparcamiento a plaza de la ciudad

Hasta 2003, la Bundesplatz (Plaza federal) era una zona de aparcamiento de coches sin mucho atractivo. Aunque los martes y los sábados reinaba una alegre atmósfera, ya que albergaba (y sigue haciéndolo) un colorido mercado de flores, frutas y verduras. Del 2003 al 2004, la plaza se reconstruyó de manera radical y, desde entonces, ni los árboles, ni los bancos, ni los coches aparcados bloquean la vista al Palacio federal. Un gran rectángulo de 180 metros cuadrados, cubierto por placas oscuras de gneis del Valais se encargan de darle un aspecto elegante.

Además del mercado semanal, aquí también tienen lugar manifestaciones políticas, conciertos, recibimientos oficiales y eventos deportivos. Alrededor de la Bundesplatz (Plaza federal) se encuentran los edificios principales del Banco Nacional Suizo y el Banco Cantonal de Berna. Al norte, colinda con la Bärenplatz (Plaza de los Osos), que cuenta con numerosos restaurantes, así como con otros edificios con bancos y oficinas. En los meses de invierno, se instala una pista de hielo artificial delante del Banco Nacional con su correspondiente restaurante, y de primavera a otoño se puede disfrutar de una atracción de agua en la parte oeste, pensada para grandes y pequeños.

26 fuentes para 26 cantones

Las 26 fuentes de la atracción de agua de la Bundesplatz (Plaza federal) representan los 26 cantones de Suiza. A veces, siguiendo un determinado ritmo, y otras, al azar, el agua sale directamente de las losas de piedra y alcanzan una altura de hasta siete metros. Los niños corretean con alegría chillando entre las fuentes. También los adultos, e incluso los perros, se refrescan en los días cálidos con esta agua refrescante. Además, los jóvenes se suelen sentar en el suelo en grupos pequeños y grandes, hacen pícnic, hablan... Incluso de vez en cuando hacen algún espectáculo de baile. Esta imagen no deja de asombrar, y es que un espectáculo así sería impensable delante de otras sedes de gobierno, como la Casa Blanca o el Palacio del Elíseo.

La democracia suiza

El sistema político suizo se ha construido de arriba a abajo: desde los municipios, pasando por los cantones, que en Alemania y Austria se denominan «Bundesland» (estados federados), hasta el estado federal. Gracias a la democracia directa, los electores pueden decidir conjuntamente como soberanos, es decir, como dueños del poder estatal, a todos los niveles. Con referendos, iniciativas de estado y populares, pueden influir directamente en la legislación o rectificar decisiones parlamentarias.

El Parlamento Nacional como órgano legislativo está compuesto por dos cámaras. En el Consejo Nacional con 200 miembros, que representan al pueblo y sus intereses, los cantones más pequeños y lo semicantones pueden exigir un escaño, los más grandes reciben más escaños en función del número de habitantes. El Consejo de los Estados sirve como representación de los cantones y se compone de 46 miembros: dos por cada cantón o uno por cada semicantón. Ambos consejos forman la Asamblea Federal de Suiza, que elige a los siete miembros del Consejo Federal, al Canciller Federal (jefe del gobierno) y a los miembros del tribunal supremo.

  • Das Bundeshaus

    Bundesplatz 3
    3005 Bern

    T +41 58 322 90 22
    E

    Website Cómo llegar

Descubrir el casco histórico de Berna

Visitas guiadas

más informaciones

Descubra también