27.11.2017 Mercado de la Cebolla (Zibelemärit)

El Zibelemärit es una fiesta popular tradicional que se celebra el último lunes de noviembre. Los agricultores de los alrededores de Berna llevan a la ciudad más de 50 toneladas de cebollas y ajos entrelazados formando decorativas guirnaldas.

Cuando el olor a pastel de cebolla y vino caliente invade las calles de Berna, la capital suiza está tomada por el tradicional Zibelemärit. Desde las primeras horas de la madrugada, miles de visitantes salen a las calles de la parte alta del casco antiguo para disfrutar de un peculiar ambiente entre fiesta popular y mercado de agricultores. 10 cosas que debes saber sobre el Zibelemärit:

N.º 1 Vale la pena levantarse temprano

Una vez al año, algunos berneses se levantan mucho más temprano que de costumbre: aunque el Zibelemärit comienza oficialmente a las 6 de la mañana y termina a las 6 de la tarde, ya desde las 4 de la mañana los puestos del mercado exhiben artísticas guirnaldas confeccionadas con cebollas. De madrugada todavía se puede pasear tranquilamente por las calles observando los puestos del mercado. A partir de las 7 de la mañana las calles del casco antiguo están cada vez más concurridas.

N.º 2 La cebolla es protagonista

Los agricultores de la zona llevan a la capital en torno a 50 toneladas de cebollas y ajos. En más de 200 puestos podrá contemplar y adquirir una gran variedad de trenzas, guirnaldas y figuras de cebolla, confeccionadas con ingenio. Aquí encontrará desde trenzas gigantes de varios metros de altura de cebollas blancas y rojas hasta arreglos con racimos de flores secas y diminutas trenzas decoradas con esmero.

N.º 3 Especialidades culinarias

También en la cocina la cebolla sigue siendo protagonista. Pasteles de cebolla, sopa de cebolla, pizza de cebolla o la tradicional «Bratwurst», salchicha asada, con cebolla: los restaurantes en el casco antiguo de Berna ofrecen una variada selección de especialidades cocinadas con cebolla. Todo ello acompañado con un vino caliente para entrar en calor. No pueden faltar los manjares genuinos de las ferias, como almendras tostadas, pan especiado y algodón de azúcar.

N.º 4 No se quede sin un souvenir

Una gran parte de los productos que se ofrecen en el Zibelemärit están confeccionados con cebollas de todas las formas y colores. Qué mejor recuerdo para llevarse a casa que una artística trenza hecha con ristras de cebollas, aunque también los tradicionales collares de caramelos de cebolla gozan de una gran popularidad. Quienes busquen regalos de Navidad, también encontrarán recuerdos típicos del mercado, como textiles, joyas, cerámica y juguetes.

N.º 5 El Zibelemärit: una tradición viva

El Zibelemärit figura en la lista de tradiciones suizas vivas y, por lo tanto, es oficialmente una de las costumbres más importantes de Suiza. Abundan las leyendas en torno a su origen. El primer mercado tuvo lugar ya en el siglo XV, antaño todavía formaba parte del mercado de San Martín, donde se vendía de todo, excepto cebollas. Así pues más tarde surgió un mercado aparte dedicado a la cebolla. Sin embargo, según una leyenda, el origen del Zibelemärit se remonta al incendio de la ciudad en 1405. En aquel entonces cuando se incendiaron 650 casas de madera y murieron un centenar de personas, los friburgueses se apresuraron a ayudar a los berneses. En un gesto de agradecimiento, los berneses permitieron a los habitantes de Friburgo vender todos los años en otoño sus cebollas en Berna.

El Zibelemärit (Mercado de la Cebolla) de Berna

Play
Pausa

N.º 6 El desfile del Zibelemärit

Una agrupación de enmascarados, los llamados «Zibelegringe» (cabezas de cebolla), va por las tabernas relatando acontecimientos del pasado de Berna a modo de comparsa de Carnaval. El acto culmina con el nombramiento del «Oberzibelegring» que desfila por la ciudad acompañado por la agrupación musical de la ciudad Bereitermusik Bern. Comienza a las 11.30 h en la Plaza del Ayuntamiento.

N.º 7 Travesía a nado

Desde 1986, el domingo anterior al mercado de la cebolla, la Asociación de Salvamento Suiza (SLRG) organiza la tradicional travesía a nado «Zibeleschwümme» en el río Aar. Cientos de incansables nadadores se dan cita en el Schönausteg, muchos de ellos ataviados con divertidos sombreros de Santa Claus o con trajes de cocodrilo, para lanzarse al agua y recorrer juntos los 350 metros hasta el famoso Marzili. Dado que la temperatura del Aar puede bajar a 6 grados, esta travesía a nado se recomienda únicamente a nadadores expertos. Pero verlo es igual de divertido y no se pasa tanto frío.

N.º 8 Lluvia de confeti y martillos de plástico

Todos los años desde las 4 de la tarde, el casco antiguo de Berna se convierte en un mar de colores. Para jóvenes y menos jóvenes la tradicional batalla de confeti es la mejor manera de clausurar el mercado. Un poco de confeti o un chirriante martillo de plástico puede aterrizar en la cabeza. A medida que avanza el día, se va caldeando el ambiente del Zibelemärit.

N.º 9 En transporte público al Mercado de la Cebolla

El Zibelemärit se considera en toda Suiza una experiencia única. El transporte público es la mejor opción para los que quieran disfrutar en las primeras horas de la madrugada del ambiente del mercado, todavía tranquilo, sin aglomeraciones. Desde primeras horas de la madrugada, en los trenes adicionales de la compañía de ferrocarriles suizos SBB y de la compañía ferroviaria BLS se puede llegar cómodamente al Zibelemärit. También en la ciudad los tranvías comienzan a circular a las cinco de la mañana. Aquí encontrará las conexiones con transporte público para los más madrugadores ver horarios de transporte.

N.º 10 Para no perderse

El Zibelemärit se extiende por las calles principales y los callejones aledaños de la parte alta del casco antiguo y por la Waisenhausplatz (Plaza del Orfanato) y la Bundesplatz (Plaza Federal). Las líneas de tranvía 6, 7, 8 y 9, así como la línea de autobús 12 entre la Torre del Reloj (Zytglogge) y la estación de ferrocarril de Berna no circulan el día de la celebración del Mercado de la Cebolla. Los viajeros que lleguen a la estación de tren pueden tomar los autobuses 10 y 19 desde la Torre del Reloj (Zytglogge). La parada de la línea 10 en dirección Köniz Schliern se encuentra en la Bundesgasse antes de la confluencia con la Christoffelgasse.

Descubra también