Natación y más

Cuando el tiempo lo permite, cientos de berneses y bernesas van a disfrutar de un buen baño en el río Aar, con el casco histórico distinguido por la UNESCO como impresionante telón de fondo.

El agua del río Aar, fría, limpia y de un color azul oscuro, que llega a Berna desde los Alpes Berneses, es el mejor lugar para refrescarse durante los calurosos días de verano.